Guía Freelance Cómo ordenar tu negocio en los últimos meses del año

Fin de año se transforma en sinónimo de días nubosos para las pequeñas empresas y emprendedores y el estallido social de las últimas semanas se ha sumado a ese escenario. Por eso, si eres de los que busca ordenar para cerrar el año, Francisco Goycoolea, Gerente comercial de CFC Capital -experto en financiamiento para pymes-, entrega recomendaciones.

  • Lo primero: ocúpese de mantener las obligaciones de la empresa

Todas las empresas tienen costos fijos y variables. Los fijos, como dice su nombre, no cambian y, pase lo que pase, deben ser cubiertos. En este ítem se considera para las empresas y los pequeños emprendedores, el pago de remuneraciones, impuestos y proveedores estratégicos, los cuales deben estar previstos para tener un flujo de caja bien diseñado, intentando lograr la mayor cercanía posible a los números presupuestados con la realidad de la empresa. Los costos variables, en tanto, dependerán muchas veces de la actividad y de los productos vendidos, entre otros aspectos.

Es importante, por eso, que la empresa siempre esté preparada para enfrentar una eventualidad, ya sea a través de flujos o financiamiento para prever cualquier situación que pudiese no dar pie al pago de estos costos fijos, que deben ser prioridad.

  • Tomar medidas oportunas

Pese a lo dificultoso que se pueda ver el panorama, los empresarios y emprendedores deben entender que este es el momento preciso para ordenar las cuentas y el flujo de caja. Esto, para no llevarse sorpresas ni descalces a fin de cada mes.

Siempre se deben ordenar las finanzas de manera que se recuperen los dineros antes de que caduquen las obligaciones asociadas a los costos fijos, de esta manera se evita caer en morosidades y se hace posible terminar el año ordenado para comenzar de mejor manera el siguiente. Si las cuentas nos ahogan, quizás sea el momento de evaluar refinanciarse a largo plazo.

En sintonía con el punto anterior, el tener preparado un buen flujo de caja para estos meses de alta actividad, se traducirá en una tranquilidad en términos financieros para finalizar el año. También es importante hacer un análisis de qué pasaría con el flujo de caja si no se dan las cosas como uno las prevé. Por ejemplo, es útil evaluar dos o tres situaciones donde no se cumplan los escenarios supuestos, con lo que es posible establecer alternativas para cada situación y buscar las soluciones posibles antes de que ocurra un imprevisto.

  • Planifica con tiempo el presupuesto 2020

Estabilizar un negocio no sólo se trata de saber con antelación cómo se gastará el dinero, sino de elaborar un esquema que te puede ayudar a tomar decisiones informadas. Se trata de una guía para entender cómo te estás proyectando y qué dinero tendrás para gastar, o qué tienes que recortar. La idea del presupuesto es identificar dónde y cuándo hacer ajustes, de ser necesario.

Para esto es crucial analizar toda la información que se tiene y cómo se hizo el presupuesto para el próximo año. Todas las variables son importantes, por ejemplo, si estoy presupuestando un aumento de ventas, debo preguntarme:

  1. ¿Tengo la capacidad instalada para producir, almacenar, vender los productos que necesito para ese aumento de ventas presupuestado?
  2. Con las máquinas que tengo, ¿puedo fabricar el aumento de productos que estoy presupuestando?
  3. ¿Tengo la fuerza de venta para comercializar estos productos? ¿necesito contratar otro vendedor?
  4. Si mis clientes me pagan a 30 días, ¿tengo el capital de trabajo que necesito para soportar ese plazo? ¿Necesitaré financiamiento?
  5. ¿Tengo acceso al financiamiento que eventualmente puedo necesitar?

Todas estas preguntas y sus respuestas son muy importantes, mientras antes sean resueltas mejor será la planificación de una empresa y su reacción frente a situaciones especiales. En ocasiones los presupuestos son hechos sin considerar imprevistos y cuando ocurren los dueños de las mismas se encuentran muy complicados y sin alternativas de solución.

Siempre habrá situaciones no planificadas, las cuales tendremos que solucionar, pero en la medida que hagamos estos análisis previamente, estaremos más tranquilos y saldremos mejor parados.

¿Qué hacer si no logré anticiparme a la crisis?

Las protestas que llegaron al país hace más de tres semanas, seguramente no estaban previstas en el calendario de los emprendedores. Por lo mismo, es posible que esto haya desordenado sus finanzas y al respecto se puede tomar una serie de medidas que Goycoolea relata:

  • Evalúe postergar el pago del IVA

Una opción es postergar el pago de sus impuestos. La última reforma tributaria permite aplazar el pago del  IVA por hasta 60 días sin costo alguno para la empresa. En términos de perjuicio, esto no representa ninguno para los emprendedores que se acogen a él.

  • Negocie aplazar el pago de proveedores

Frente a la contingencia, es posible que muchos proveedores, entendiendo los problemas que hay, puedan aceptar un retraso en los pagos. Sin embargo, como esto es una cadena demandará un esfuerzo de todos. Algunas empresas que otorgan financiamiento a las pymes, como nosotros en CFC Capital, están dispuestas a otorgar un plazo mayor de pago para que las pequeñas empresas puedan ordenar sus flujos de caja. Esto es una situación país a la que nadie está ajeno.

  • Considere qué costos puede tener para las pymes no recibir sus pagos y, a la vez, no pagar

Está claro que frente al incumplimiento de un compromiso de pago pueden existir problemas, como el cierre de las líneas de crédito, la negación de acceder a la compra de materias primas, entre otros. “Ahora, como esta contingencia nos ha afectado a todos, lo más probable es que exista un acuerdo entre las partes para prorrogar los pagos y compromisos que existen. Todos entendemos el problema y no se saca nada con exigir pagos en circunstancias que se sabe que no se podrán cumplir, así es que frente a esto nosotros creemos que no habrá problemas mayores para las pequeñas empresas y emprendedores”, apunta Goycolea.


Más de Guía Freelance: