Cuatro consejos para administrar tu tiempo si eres freelance

Tener horarios, métodos de trabajo, capacidad de supervisar tus propias funciones y optimizar tu tiempo, es clave para tomar la decisión de emprender como independiente. Sin una metodología es fácil caer en el estrés e, incluso, fracasar con tu iniciativa.

Atreverse a ser freelance es una decisión compleja cuando no se sabe administrar el tiempo, algo crucial para generar ingresos relativamente estables de forma mensual y, a la vez, para tener momentos de ocio  sin estar pensando en la lista de pendientes.

Por Alison Vivanco

Eva Sánchez es psicóloga organizacional y hace unos meses decidió dejar atrás los mas de 10 años que llevaba trabajando en empresas para establecerse, junto a un equipo de personas, con la fundación “Comunidad Networking».

Por lo mismo, Sánchez explica bajo su experiencia que para ser freelance lo primero es seguir un par de tips que ayudan a ser dueño de tu propio tiempo, en lugar de un esclavo del mismo. 

La importancia de tener un horario y jamás trabajar en la cama

Ser freelance, asegura, se facilita cuando los emprendedores son capaces de crear una rutina. Sánchez comenta que “la mayoría de los freelance, al comenzar, optan por trabajar en casa en lugar de pagar por un cowork o una oficina. Por esto, es importante crear en sus propios hogares un espacio dedicado exclusivamente al trabajo”. 

En este sentido, recomienda ni pensar en trabajar desde la cama: “Por más cansado que estés, no es recomendable trabajar en el lugar que duermes porque tu cerebro no es capaz de separar las cosas y no descansas bien”.

Según explica la psicóloga, hacer esta división de los espacios contribuye en la calidad de vida y la salud mental, porque usualmente, “los freelance piensan que trabajar en cualquier momento, como en horas destinadas a comer o dormir, los hará producir más, pero solo consiguen estresarse y no rendir como deberían hacerlo si tuvieran tiempos establecidos para cada tarea”.

Aplica el método “Smart”

Para poder priorizar, es importante tener metas inteligentes o “Smart”. En inglés, este método se desglosa letra por letra como:

  • La “S” representa un objetivo “específico” donde lo que se propone al emprendedor es crear una meta puntual respecto a lo que desea lograr al largo, mediano o corto plazo. No es lo mismo decir ‘quiero aprender inglés’, que ‘voy a alcanzar un nivel de inglés intermedio, en un periodo de seis meses, con clases tres veces por semana’. Sánchez enseña que mientras más claro sea el objetivo, más fácil es alcanzarlo. 
  • La “M”, en tanto, significa “medible”. Lo que sugiere este ítem es aplicar datos concretos a tus objetivos. Un tatuador podría proponerse el caso de terminar dos diseños en un plazo de cinco días. De esta forma es más fácil evaluar su propio nivel de desempeño. 
  • La “A”, en tanto, expresa que el objetivo sea “alcanzable”. En este sentido, puede sonar desalentador, pero no importa lo que desees lograr, sino cuánto puedes hacer realmente. Si se intenta abarcar mucho, explica la fundadora de Comunidad Networking, probablemente no progreses cuando intentes ejecutar tantas tareas.
  • La “R”, por su parte, explica que todas las metas deben ser relevantes para el crecimiento personal. Es decir, si ofreces un tipo de servicio debe estar relacionado a quién eres o quién deseas ser. ¿Busco ser un reconocido ingeniero? Entonces mis servicios y mis metas deben estar ligadas a esa área para que la gente te reconozca. 
  • La “T”, por último, se refiere al tiempo. Cada meta, dice la psicóloga laboral, requiere un tiempo específico para poder llevarse a cabo. De lo contrario corres el riesgo, por ejemplo, de no darte cuenta cuando una idea no es viable.

No olvides que tú te supervisas

Al no tener un jefe directo, probablemente tiendas a relajarte y pierdas tiempo útil en cosas que no son prioritarias, como revisar tus redes sociales. Recuerda que aún cuando no tienes que rendir cuentas a un jefe, sí tienes que hacerlo contigo mismo. Por eso es importante administrar tus eventos, como reuniones con clientes. 

“Debemos recordar que lo único que va a todos lados con nosotros es el teléfono y todos los teléfonos cuentan con calendario: ocúpalo. Existen muchas aplicaciones gratuitas que te ayudan, incluso, a hacer un checklist, una de ellas es Trello, que te permite hasta compartir tu agenda para que puedas intervenirla en conjunto con otras personas. Planificar tus días, ya sea solo o en grupo, servirá para que no se te junten proyectos distintos y puedas definir más rápido cuáles son tus metas smart”, aconseja Sánchez.

Cambia el optimismo por las certezas y optimiza tu tiempo

Según dice la experta laboral, “todas las personas que buscan emprender, parten creyendo que les va a ir bien y es bueno que así lo piensen, pero es importante también que sean astutos a la hora de lanzarse a la independencia fuera de los trabajos convencionales. Por eso es crucial que hagan un estudio previo para entender cuáles serán sus productos o servicios, egresos e ingresos, entre otros”. 

En este contexto, una estrategia -que además permite optimizar tiempo- es establecer un modelo estándar. “En el caso de un asesor, por ejemplo, podría tener presentaciones que ocupe como maqueta, de modo que luego sólo tenga que adaptar este servicio a sus distintos clientes. Siempre es necesario no tener que partir de cero”. 

Este tipo de propuestas tipos deberían considerar una introducción, un desarrollo y una conclusión, pasando por exponer objetivos, metodología, procesos de ejecución, etcétera. La lógica, comenta Sánchez, es que, “hay trabajos que ya hemos hecho y repetirlos hace perder minutos que para los emprendedores freelance son invaluables”.

Más de Guía Freelance: