Guía Freelance Patreon y Ko-Fi: Las plataformas digitales que financian tu pasión

Abiertas para todo tipo de creadores de contenido—desde músicos a diseñadores—esta nueva generación de servicios permite recibir aportes, donaciones y pagos de todo el mundo para seguir creando sin parar.

Internet se ha vuelto una vitrina poderosa no solo para mostrar las cosas que hacemos, sino que también para generar comunidad alrededor de nuestros trabajos. Y muchas veces es también un espacio para desarrollar temáticas o trabajos que no necesariamente son por los que nos remuneran.

Esta necesidad de crear y mostrar lo que de verdad nos apasiona ha motivado la creación de una serie de nuevos canales: podcasts, canales de YouTube, perfiles de Instagram o hasta el regreso de un clásico de la era digital, el blogueo. Muchos de ellos hechos “por amor al arte” y sin otro incentivo más que el de sacar la voz. Pero hoy, también es posible generar algo de dinero con nuestros proyectos alternativos o incluso, convertirlos en nuestro trabajo a tiempo completo.

Se trata de una nueva forma de crowdfunding pensada en aportes directos de los fans para que sus creadores favoritos tengan un incentivo para desarrollar sus proyectos. Actualmente existen dos grandes plataformas para ello y estas son sus principales características y ventajas.

Ko-Fi: Cuando no basta con un like

En el año 2012, un ingeniero en software llamado Nigel Pickles se dio cuenta que no bastaba con ponerle “Me Gusta” a los creadores de contenido que a él le gustaban. Por eso, además dejaba comentarios. Un día de inspiración, Pickles escribió: “Si tan solo pudiera comprarte un café como agradecimiento”. Y así es como nació Ko-Fi.com

La idea detrás de Ko-Fi es que cualquier persona pueda crear un sitio de forma gratuito desde el cual poder aceptar pagos y donaciones simplemente como agradecimiento por el trabajo. El tema del café es simplemente nominativo y se refiere a la cantidad mínima de dinero que uno puede donar, que es el costo de un café.

Entre cafés y cafés, Ko-Fi ha ayudado a reunir más de 21 millones de dólares entre todos sus usuarios, los que pueden personalizar su página para, por ejemplo, establecer metas de dinero junto a una barra de progreso que va creciendo junto a las donaciones para lograr un objetivo como comprar una cámara nueva, mejorar micrófonos o costear un viaje. La honestidad es lo primero.

Ko-Fi tiene dos niveles: el gratuito es con el que quieres comenzar y te permite recibir dinero directamente a tu cuenta de Paypal, sin comisiones ni cobros extra, además de darte un sitio personalizado con tu nombre de usuario donde puedes mostrar tu trabajo.

Luego existe una opción Gold, que vale 6 dólares mensuales, en donde ya puedes convertirlo en una suerte de tienda digital, ofrecer descripciones y más.

Patreon: Su propina es mi sueldo

Mucho más conocida y avanzada es la plataforma de Patreon, la cual se recomienda para trabajadores que realmente quieran dedicar una parte importante de su vida a proyectos personales. Esto porque lo que ofrece Patreon es la posibilidad de darle a los usuarios la posibilidad de “suscribirse” a tu contenido, a través de un pago mensual muy al estilo de Netflix u otros servicios de streaming.

Por supuesto, el pago mensual lleva consigo una responsabilidad, la cual debe quedar en claro durante la creación de tu Patreon. Para ello, la plataforma ofrece la posibilidad de entregar diferentes tipos de membresías para diferentes tipos de mecenas, como acceso a contenido antes de tiempo, obras personalizadas, la aparición de tu nombre en los créditos, etc.

Por supuesto, para que Patreon funcione se requiere de cierta trayectoria digital, de una fanaticada ya existente y por supuesto, ganas de seguir generando. A cambio, Patreon entrega una fuente de ingresos mucho más estable ya que, al ser suscripciones mensuales, estas pueden mantenerse e incluso aumentar durante el tiempo.

Eso sí, a diferencia de Ko-Fi, Patreon sí cobra comisión por lo recolectado, desde un 5 hasta un 12%, dependiendo de cuántas funciones quieras que tenga tu página personal.

A sí que a modo de recomendación final, es bueno comenzar con un Ko-Fi sobre todo para financiar proyectos específicos, recibir apoyo o generar un poco de ahorro extra y ya cuando tengas una gran cantidad de seguidores dispuestos a financiar, dar el paso a un Patreon.

Más de Guía Freelance: