beneficios estudiantiles

¿Puedo acceder a beneficios estudiantiles si comienzo a freelancear?

Algunos jóvenes que estudian y trabajan creen que no es posible acceder a becas por percibir ingresos, por lo mismo, en algunos casos ni siquiera se atreven a postular para obtener financiamiento. Sin embargo, nada tienen que perder y aquí la Subsecretaría de Educación Superior, explica por qué.

Por Alison Vivanco

Este año la postulación para acceder a los beneficios estudiantiles se realizará durante todo el mes de octubre, pero con la llegada del trámite también se avecinan las tradicionales preguntas de los alumnos de educación superior, entre ellas, una que ya es clásica: ¿Pueden perder la gratuidad, becas o créditos, aquellos jóvenes que decidieron trabajar al mismo tiempo que estudian?

Según la Subsecretaría de Educación Superior, en ningún caso la condición laboral de los postulantes es una restricción para acceder a los beneficios estudiantiles, así como tampoco para perderlos, puesto a que sus ingresos se suman a los del grupo familiar. Es decir, en todos los cálculos se suman los ingresos que el alumno pueda aportar en su hogar.

Para ser uno de los favorecidos con este financiamiento del Estado, se debe completar el Formulario Fuas, cumplir con los requisitos socioeconómicos asociados a cada subvención y, en el caso de alumnos antiguos, no decaer con los requisitos académicos.

Para postular a la gratuidad, por ejemplo, es necesario que los estudiantes se matriculen en alguna de las instituciones adscritas al beneficio y que pertenezcan al 60% de menores ingresos del país. Esto significa que en sus casas no debe haber una cantidad de dinero superior a $265.000 mensuales por persona, cifra que se obtiene al sumar todos los ingresos del grupo familiar y dividirlos por el número de integrantes. 

En el caso de las becas, se exige cumplir ciertas exigencias académicas, como el puntaje PSU al momento de ingresar a la universidad, y además pertenecer al 70% de la población con menores ingresos. Esto quiere decir que los ingresos en el grupo familiar no pueden superar los $336.000 por persona. 

El cálculo para definir cuántos recursos existen en un grupo familiar, se elabora a partir de un promedio basado en los ingresos que percibieron en el transcurso de los últimos 12 meses. Esta información se obtiene mediante los antecedentes entregados por el postulante, sumado a datos oficiales con los cuales cuenta el Estado.

De esta manera, los jóvenes que ejercen como freelance y obtienen cantidades de dinero variables durante el transcurso de sus estudios, no tendrían por qué experimentar la pérdida de sus beneficios, a menos que la cifra sea constante y considerablemente alta.

En el caso de aquellos que ingresan sin beneficios, por no cumplir con los requisitos socioeconómicos, pueden volver a postular cada año completando el Fuas en las fechas que se abren para postular. 

¿Por qué puedo perder el financiamiento?

Los motivos tienen que ver, principalmente, con el no cumplimiento del avance académico que cada beneficio exige (cuyo detalle se explica en www.beneficiosestudiantiles.cl). Por lo mismo, obtener un trabajo o cambiar el sueldo en un mes específico no afecta el beneficio que ya se otorgó.

Cabe aclarar que estas bonificaciones no se pierden ni entregan de manera instantánea por motivos económicos. Es decir, si a mitad de año tu situación financiera cambia, positiva o negativamente, esta no tendrá repercusiones inmediatas en las bonificaciones que te pueda entregar el Estado. Todo cambio es anual y posterior a completar el Fuas.

¿A qué beneficios puedo postular?

En este proceso de postulación, el subsecretario de Educación Superior Juan Eduardo Vargas, hace un llamado a que, “todos los jóvenes que el próximo año quieren ingresar a la educación superior y también a quienes ya están estudiando y no tienen beneficios, para que completen el formulario y así puedan postular a las 19 ayudas estudiantiles que entrega el ministerio. No queremos que ningún joven con talento quede fuera de la educación superior por motivos económicos”.

Además, explica que, “en 2019 más de 790 mil jóvenes están estudiando con algún beneficio estudiantil, lo que significa que dos de cada tres alumnos que estudian carreras de pregrado hoy cuentan con ayuda del Estado para cursar sus estudios”.

Desde el 2 y hasta el 30 de octubre está abierto el proceso de postulación para conseguir financiamiento durante 2020. En este proceso pueden postular todos quienes el próximo quieran ingresar a centros de formación técnica, institutos profesionales o universidades, y aquellos que ya están cursando una carrera y no cuentan con ayudas estudiantiles, completando el Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (Fuas) en www.fuas.cl, en el que deben registrar sus datos personales, información sobre su grupo familiar y sus ingresos. Así, estarán postulando a alguno de los 19 beneficios estudiantiles del Estado:

1.  Gratuidad
2.  Beca Nuevo Milenio
3.  Beca Bicentenario
4.  Beca Juan Gómez Millas
5.  Beca Juan Gómez Millas Extranjeros
6.  Beca Excelencia Técnica
7.  Beca Excelencia Académica
8.  Beca Puntaje PSU
9.  Beca para Hijos de Profesionales de la Educación
10.  Beca de Articulación
11.  Beca para estudiantes en situación de Discapacidad
12.  Beca Continuidad de Estudios para Instituciones en Cierre
13.  Beca de Alimentación para la Educación Superior (JUNAEB)
14.  Beca Vocación de Profesor Pedagogías
15.  Beca Vocación de Profesor Licenciaturas
16.  Beca Titulares Valech
17.  Beca Traspaso Valech
18.  Fondo Solidario de Crédito Universitario
19.  Crédito con Garantía Estatal

Más de Guía Freelance: