Profesionales e independientes: ¿Qué es ser freelance?

El trabajo independiente no es novedad para nadie, pero lo que sí es parte de esta generación, es ver cómo esta forma de entregar servicios a una cartera diversificada de clientes se está convirtiendo en una opción cada vez más válida.

Así es como ha nacido, en parte gracias a internet, una nueva forma de organizar la vida de quienes se suman a esta modalidad de trabajo a distancia: hablamos del mundo del freelance.

¿Cómo iniciar mi negocio? ¿Cuánto debo cobrar? ¿Cuáles son mis obligaciones? ¿Cuándo invertir y cuándo ahorrar? Son parte de las dudas que nacen entre quienes comienzan a trabajar por esta vía, o bien, entre quienes están pensando en adoptar esta modalidad para cambiar su estilo de vida.

El mundo del freelance a menudo se mezcla con el del emprendimiento, ya que en ambos casos se trata de personas que buscan una manera propia y libre de manejar sus ingresos y finanzas.

Pero cabe entonces preguntarse ¿Qué es ser un freelance?

Los freelance o trabajadores independientes son profesionales, técnicos o expertos en alguna actividad y que ofrecen su servicio a algún privado u otra empresa que lo requiera. Es decir, son avalados por su experiencia en la materia, por la calidad de su trabajo y ante eso, emiten una boleta de honorarios.

El mundo del freelance a menudo se mezcla con el del emprendimiento, ya que en ambos casos se trata de personas que buscan una manera propia y libre de manejar sus ingresos y finanzas. Pero el fin de un emprendimiento no es necesariamente ofrecer un servicio, sino que vender un producto.

La vida del freelance se mantiene, siempre, en una balanza que equilibra libertades, responsabilidades y también obligaciones.

Y si bien un trabajador independiente puede terminar armando un emprendimiento para visibilizar su trabajo, el freelance tradicional es quien sigue trabajando para clientes y es remunerado por su trabajo.

La vida del freelance se mantiene, siempre, en una balanza que equilibra libertades, responsabilidades y también obligaciones. Se puede elegir el horario de trabajo, la vestimenta y hasta los clientes, pero también requiere ser ordenado con las finanzas, sobre todo cuando no ofrece garantías como vacaciones pagadas o licencias.

Los freelance o trabajadores independientes son profesionales, técnicos o expertos en alguna actividad y que ofrecen su servicio a algún privado u otra empresa que lo requiera

Y desde hace ya un año, la obligación también de cotizar tanto en el sistema de pensiones como en el de salud, algo que hasta hace poco era una de las principales diferencias frente al trabajo tradicional, diferencia que por mucho tiempo dejó a los freelance optando por el gasto en lugar del ahorro.

Es por eso que, más que nunca, la necesidad de organizar la vida del trabajo independiente se ha convertido en una habilidad que es necesario entender, complementar y ejercitar lo más posible, sobre todo para que los beneficios de la vida independiente no se conviertan en imprevistos de nuestro futuro. Es por eso que, aquí, a disposición de todos, está ChileFreelance.

Más de Guía Freelance: