Adela Rogers y Daniela Weil The Loop re-store: dar un segundo uso a las cosas

Desde siempre estas amigas tuvieron el sueño de emprender un negocio. Cuando el momento llegó, se prepararon y se lanzaron al mundo de la independencia laboral con la re-store The Loop: un modelo de negocio de economía circular. A un año de esa experiencia, cuentan que no ha sido fácil pero ya van por su segunda tienda.

Adela Rogers (43) y Daniela Weil (43) se conocen desde el colegio y son amigas de toda la vida. Según relatan, siempre tuvieron el “bichito” de emprender un negocio juntas que tuviera un real impacto social.

“Llevábamos harto tiempo buscando algún negocio. Queríamos emprender hace rato. Las dos ya teníamos 40 años, ya estábamos listas con los niños”, dice Rogers. Ambas decidieron no tener más hijos en sus respectivas familias. “Yo tengo cuatro hombres y Daniela tres hombres”, agrega.

Las dos pensaron: ‘si no es ahora, no va a ser nunca’. En unas vacaciones en Estados Unidos, durante el verano del 2016, descubrieron los re-store: un lugar donde una persona puede obtener dinero dejando artículos en buen estado -como ropa, juguetes, libros, cunas, coches de bebes- que ya no se estén utilizando. Decidieron replicarlo en Chile. “Nos hizo demasiado sentido” comenta Rogers. “De hecho, la industria textil es la segunda más contaminante luego de la del petróleo. Para hacer un pantalón de jeans necesitas 2.000 litros de agua. Entonces darle un segundo uso a las prendas, después de conocer todo eso, de verdad que es un aporte” explica.

Si no es ahora, no va a ser nunca.

Además, se sintieron identificadas porque son madres de varios niños y sufrían comprando ropa, una y otra vez, que no duraba mucho. “Las prendas de buena calidad son caras”, explica Rogers, una de las fundadoras de The Loop.

Juntas se pusieron a trabajar y echaron mano a los conocimientos que habían adquirido durante sus carreras. Rogers es ingeniera comercial y trabajó doce años para la chocolatería Varsovienne, mientras Weil estuvo siempre ligada a la industria del retail y su último trabajo fue en Falabella.

Así, hicieron encuestas por plataformas digitales y las compartieron por Whatsapp y Facebook  con sus amigas y amigos del trabajo, del colegio de sus hijos, del barrio, etc. “El objetivo era saber si les interesaba un modelo así”, cuenta Rogers. “Era algo muy distinto. Uno encuentra normal comprarse ropa usada, pero teníamos dudas qué pensaba la gente con respecto a los niños”.

Los resultaros revelaron que la gente estaba dispuesta a ir a una tienda que estuviera bien ubicada, que fuera bonita y que la ropa estuviera bien seleccionada. En definitiva, tuvieron una buena recepción frente al modelo. “Entonces ahí seguimos adelante, buscamos un nombre y empezamos a armar la tienda” recuerda Rogers.

Estas emprendedoras detrás de la re-store The Loop, cuentan que con imaginación tuvieron que arreglárselas para sortear varias barreras. Una de esas fue el sistema de evaluación de productos. “La gente llegaba con cargamentos de cosas, siempre nos faltaban manos, revisábamos súper en detalle”, dice Rogers haciendo memoria. “Hoy tenemos un sistema computacional que nos facilita bastante las cosas”. explica.

Ha sido duro económicamente. No te lo niego. Ningún emprendedor te puede decir que es fácil.

Asegura que iniciar un negocio no fue fácil. Rogers confiesa: “Ha sido duro económicamente. No te lo niego. Ningún emprendedor te puede decir que es fácil. Ha sido bien difícil. Tuvimos la suerte, nosotras, de poder levantar capital, con fondos de personas que confiaron en el proyecto y que no estaban apuradas con el retorno. Pudimos trabajar tranquilas”.

Aunque las dos tienen un sueldo bajo, ambas decidieron seguir imponiéndose por el mínimo desde que decidieron emprender. La idea de ir aumentando sus ahorros previsionales a medida que entren más ingresos. “Lo que más nos preocupa es no tener lagunas en nuestros fondos y eso lo hemos logrado. Más adelante, esperamos poder subir esa cifra”, comenta Rogers.

 Con solo un año de funcionamiento, ya están pensando en la segunda tienda en Santiago.

Más de Historias: