Guía Freelance Una buena imagen: la importancia de LinkedIn para difundir tu trabajo

Es considerada la red social más importante a la hora de encontrar empleo y, en el mundo freelance, contar con un perfil ahí es una de las formas más rápidas de visibilizar tu trabajo y armar una red de contactos.

En la era digital, encontrar oportunidades laborales por la web es más que una simple posibilidad. Pero para que algún empleador confíe en las labores de alguien, se debe contar con un currículum vigente, ojalá con recomendaciones que demuestren la efectividad de esa persona y las proyecciones que tiene en su carrera profesional.

En eso, LinkedIn es “la” red social indicada, considerada como un espacio profesional en internet para difundir tus estudios, experiencia laboral e hitos de la carrera profesional de la persona. De inscripción gratuita, la aplicación permite la posibilidad de realizar networking e incluso hacer negocios.

En razón al valor de contar con un perfil en LinkedIn, para Ernesto Jara, director de Business Intelligence en Grey Chile, cree que en la red social “no solo te pueden conocer porque llegaron a tu currículum, sino porque pueden ver qué contactos tienes en común, puedes conseguir referencia y siempre puedes llegar a la persona que andas buscando. Eso es súper valorable”.

En la misma línea, Pamela Victoria, diseñadora y publicista, afirma que “como persona freelance eres una marca. Si eres diseñadora o trabajas en digital, tienes una forma y un estilo de hacer las cosas, por eso el cliente te puede buscar en LinkedIn».

Es más, Javier Sandoval, experto en marketing digital y redes sociales, define que la aplicación permite muchas oportunidades de trabajo. Al contar con un currículum digital bien elaborado, los trabajadores independientes pueden entregar una buena imagen para recomendaciones. Para Sandoval, “LinkedIn es un lineamiento serio”, ya que para la empresa que te va a contratar necesita conocer dónde estudiaste y qué has hecho en tu carrera.

Una recomendación para quienes inician en la aplicación es mantener el perfil constantemente actualizado y sacarle el máximo provecho a algunas de sus funciones, como recibir notificaciones de empleo o publicar trabajos destacados, una especie de muro de Facebook. Una recomendación relevante que agrega Javier Sandoval es que no deben agregar a todos los contactos que aparezcan. Parte con tus cercanos, amigos y compañeros de trabajo para que, cuando uno cuente con un perfil consolidado, puedas buscar nuevos contactos.      

Otro punto importante es contar con retroalimentación por parte de los empleadores en la cuenta: «Una vez que realizas una buena pega, ojalá sacar una buena recomendación del cliente para así ir llenando tu perfil. Así, uno no vende humo y otros avalan lo que tú sabes hacer. Además, cuando vayas a ofrecer tus servicios puedes demostrar con quiénes has trabajado», complementa Sandoval.

Por su parte, la publicista Pamela Victoria explica que los trabajadores independientes deben manejar las redes sociales como un negocio, “como un tono, como una forma de hacer las cosas.  Hay que ser súper transparentes y mantener los lazos personales separados”. Para ella, contar con un currículum digital bien elaborado permite a los trabajadores freelance entregar una buena imagen para futuras recomendaciones. “No estás contratando a una persona que no te da una certeza, sino que ya trabajó con otras personas y que estas lo avalan, que el medio en que te mueves te conozca. El network es vital”.

Las proyecciones de un profesional

“Para construir la marca personal en LinkedIn te conviertes en tu propio community manager, preocupándote de cómo está la presencia de tu experiencia laboral sino lo que uno postea, algo incluso más relevante que el currículum”. Bajo esta premisa, el director de Business Intelligence en Grey Chile, Ernesto Jara, dice que algo fundamental a considerar en LinkedIn es describir las proyecciones del trabajador independiente.

Según Jara, todas las preguntas ya están respondidas para crear un buen perfil, pero sí destaca que es clave preocuparse del párrafo de resumen antes que la foto de perfil o tus estudios académicos. “Representa lo que estás buscando y hacia dónde te quieres proyectar, lo que tú quieres hacer. A lo mejor un freelance puede escribir que es lo que quiere hacer, sus pasiones y las proyecciones de su carrera”, manifiesta.

Otro tema son los contenidos que cada freelancer puede postear en LinkedIn. “Tu opinión sobre lo que está pasando es más interesante que el currículum, algo estático y que muestra lo que hiciste en el pasado, no tus intereses hacia el futuro”, indica Jara. Al postear, uno se encuentra con el día a día de freelance, sus principales intereses y atributos, su pensamiento crítico y rutinas laborales a la hora de enfrentarse a futuros trabajadores. Esto, según el profesional, demuestra a una persona seria, que demuestra compromiso y que quiere cuidar su negocio.

Más de Guía Freelance: